Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


OPINIÓN

¿14 de febrero? ¡No compres ese cuento!

Por Silvia Castillo Romero

​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2011  |   Todos los derechos reservados.



​Creo que conocer esa OTRA CARA es lo que realmente nos revela la experiencia del amor. ¿Por qué? Porque el amor, además de proporcionar felicidad, también nos planta frente a nuestros temores más profundos, todo lo no resuelto aflora de la manera menos conveniente.

La experiencia del amor activa esa parte de nuestra memoria reptiliana, esa que se pone en guardia, que tiene miedo, angustia, celos. Algunos no trascienden este aspecto. Y no quiero decir que exista alguien tan evolucionado como para no sentir nunca este tipo de emociones, pero el manejarlas constructivamente forma parte de un proceso dinámico que se integra al ritmo vital, combinándose con los aspectos más luminosos del amor, integrando su unidad. Tal vez a esto se refería Moliere al decir: “El amor quiere entereza”.


Entereza para estar dispuesto a dejarse transformar por su dinámica, para dar ese salto al vacío donde no sabes si caerás de pie o te harás pedazos, pero lo que sí es cierto, es que, pase lo que pase, estarás agradecido con el tiempo.

Entonces, si es tan “fácil” ¿por qué hay tantos corazones rotos? Precisamente por eso, porque no lo es. Y no podemos pedirle a alguien que está sufriendo, que se calme y “aprenda” de su experiencia. Todas las emociones negativas antes mencionadas, el miedo, la angustia, los celos, la ansiedad, la pérdida, pueden llegar a causar una sensación de muerte inminente. Quien lo probó lo sabe, diría Lope de Vega.

Este 14 de febrero quiero pedirte que no compres esas versiones del amor que abundan en las redes sociales y en los medios de comunicación:

No todos los que se ostentan como una pareja feliz, lo son.

No todos los que están enamorados están juntos este día.

No todos los que dicen: "Te amo" saben lo que significa.

No todos los que no lo dicen, no lo sienten.

El verdadero amor no es el amor romántico. La vida no es como en las películas donde los buenos soportan todo lo que es posible soportar y al final tienen su recompensa. En la vida real, nuestras relaciones son parte de nuestra realidad y como tal, implican dinamismo, acción, crecimiento, aprendizaje, variantes, matices, diferencias.

Sí, el amor es “esa cosa maravillosa” porque así como te proporciona momentos de suprema felicidad, también te encara con la parte más profunda de tu ser, y te obliga a ver lo que a veces no quieres: de ti, del otro, de la relación misma, pero el atreverte a hacerlo, te hará conocerte, crecer y cambiar como nunca imaginaste.

El amor tiene dos caras, pero si aprendes a integrarlas, llegarás a ser una persona más comprensiva ante la condición humana. El amor también tiene esa cualidad: nos hace darnos cuenta de nuestra fragilidad, de nuestra humanidad. Nos hace tener humildad para no juzgar tan duramente a otros, porque quien lo experimente en toda su magnitud, sabrá, que después del primer beso con esa persona, ya nada volverá a ser igual.


SILVIA CASTILLO ROMERO. Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Sinaloa, articulista, docente, actriz, creador de contenido.Contacto: silviacastilloromero2019@gmail.com

"El amor quiere entereza" MOLIERE (El Hipócrita)

Guadalajara, Jalisco; 14 de febrero de 2020. QUIÉNES SOMOS HOY.- En México y en otros países, el 14 de febrero celebramos el día del amor y la amistad. Las tiendas “hacen su agosto” con la venta de flores, chocolates, peluches, tarjetas; en las calles abundan referencias y el mundo virtual no es excepción: de los mensajes motivacionales a los memes, encontramos diversas frases prefabricadas para expresar agrado y desagrado por este día.

Y es que para muchas personas este mes puede llegar a ser muy difícil: Los mensajes acerca de lo que es el “verdadero amor” están por todas partes. Aunque decimos que también festejamos a la amistad, la realidad es que el motivo principal es el amor de pareja; para los otros afectos, hay otros momentos en el trascurso del año.

Así, en febrero, especialmente en las redes sociales, abundan los que tienen la receta para lograr ser la pareja perfecta, ELLOS tienen LA relación ideal y si TÚ no la tienes es porque algo está mal en ti, porque “atraemos lo que somos”, dice el eslogan de moda, sin reflexión alguna, haciendo alarde de simpleza; ergo, hay tristeza, vergüenza y culpa en muchas personas porque sienten que no cumplen con los estándares de lo que dicen que deben SER o TENER para ser amados. Hoy quiero pedirte que no te contamines de eso. No compres ese cuento.

Si vamos a hablar de la dimensión metafísica del amor, entonces, deberíamos saber, que decir: “atraemos lo que somos”, se refiere al APRENDIZAJE que necesitamos para nuestro crecimiento personal. Este aprendizaje tiene dos caras y una multiplicidad de matices entreverados.

El amor no es lo que nos contaron. El amor no soporta todo y no lo puede todo. Esas historias de amor romántico no son el amor, los guionistas de las películas tuvieron que mentirnos: los acontecimientos no siempre suceden en el orden en que nos los presentan. No quiero decir que no exista el “final feliz”, si es que puede llamársele final, porque la vida no se acaba, hasta que se acaba, pero para llegar a ese momento, hay caminos por recorrer y un aprendizaje difícil de resumir en las dos horas que dura la proyección. Además dentro de una misma relación existe una cantidad infinita de principios y finales (esto merece un artículo aparte).

Lo cierto es, que cuando hablamos del amor quisiéramos mencionar solamente la parte luminosa, pero el amor en su unidad nos presenta la posibilidad de visitar su otra cara… esa otra versión oscura, no porque se esconda, sino porque son pocos, muy pocos, los que se atreven a explorarla.