Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


¿Cómo vas con tus propósitos de año nuevo?
Por Silvia Castillo Romero

​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2019  |   Todos los derechos reservados.



Aun así el ejercicio me parece bueno porque te permite identificar y reflexionar sobre aspectos de ti mismo que probablemente dabas por hecho, o porque alguien más te lo dijo.  Tal vez te permita conocer y replantearte nuevas posibilidades de realización personal. Yo lo hice hace algunos años y hace poco encontré la libreta donde registré cada paso y ahora, al verlo en retrospectiva me sorprende aún más el resultado.

Sin más preámbulos: Necesitarás una libreta tanto para hacer tu análisis como para registrar tus avances. Te sugeriría tener una libreta para temas de autogestión, reflexiones personales, objetivos, etc. Releer esos apuntes, cobra otra dimensión con el paso del tiempo. En esta libreta anotarás:

Los tres principales valores con los que quieres vivir el próximo año: Paz, seguridad, libertad, orden, armonía, tú seleccionarás los más importantes para ti. Los valores son todo aquello que si no lo tienes, no puedes sentirte bien. Después de escribirlos, escribe tres acciones para lograr cada uno de ellos.

Por ejemplo:

Si escribiste: Paz, como un valor importante, debes añadir tres acciones o cambios que harás para lograrlo:

Dejar de entrometerme en los asuntos de otros
Evitar discusiones inútiles en redes sociales
No responder de manera reactiva a las provocaciones de otros

Tus tres pasiones. Lo que te apasiones ser, hacer o tener. Es eso que cuando lo haces se te va el tiempo volando: Leer, bailar, dibujar, investigar y seleccionar información sobre ciertos temas, pasar tiempo con alguien que amas, coleccionar algún objeto, caminar, platicar de ciertos temas, escribir, tomar fotografías, acariciar a tu mascota, etc. Es todo aquello que haces y harías aunque no te pagaran. Esas actividades que nos nutren el alma y nos llenan de energía para enfrentarnos las situaciones de la vida, incluso a aquellas que no son agradables o que nos pudieran causar dolor, esas cosas que no podemos controlar.

Una vez identificadas, viene la pregunta clave: ¿Cuántas veces por semana haré algo de lo que me apasiona? Explica que estarás haciendo exactamente y cómo te sentirás. Esto es muy bueno para ti porque tu mente podrá visualizar y la visualización es uno de los secretos de la realización por la emoción que imprimes al hacerlo.


Por último, escribe tres metas que te gustaría lograr este año. Esto se refiere a objetivos concretos. Por ejemplo, si es aprender un nuevo idioma, especificar hasta qué nivel. Si es ahorrar, es importante anotar cuánto dinero. Si es bajar de peso, es importante anotar cuántos kilos.

En este paso deberás diseñar un plan de actividades diarias y establecer a qué cosas renunciarás para lograr resultados. También deberás establecer maneras de medir tus avances y la posibilidad de cambiar de estrategia en caso de ser necesario.

Dinámicas como esta forman parte de la autogestión, de aprender a ser más conscientes de nosotros mismos. La importancia de este ejercicio radica en hacerte consciente de lo que es más valioso para ti en un sentido vital.

Existen muchas variantes que puedes encontrar en diferentes autores, terapeutas, psicólogos, coach de vida, y si te interesa profundizar, puedes llegar a diseñar tu propio esquema.

Tal vez las expectativas de los que te rodean te hacen sentir presionado acerca de lo que deberías hacer, pero si atiendes a lo que realmente deseas y respondes, encontrarás el sentido y el rumbo en cada una de tus acciones cotidianas. Mejor aún, descubrirás ese estado de felicidad y plenitud que viene de vivir en concordancia contigo mismo. No es una receta mágica pero es un buen principio. No te librarás de las adversidades de la vida, pues no podemos controlarlo todo, pero te permitirá darte cuenta de lo que sí puedes. No te evitará el sentimiento de dolor ante las pérdidas, pero te dará el sentido necesario para no quedarte estancado en el sufrimiento. Somos el resultado de nuestras decisiones cotidianas. No es necesario enfrentarse a situaciones límite para valorar cada instante de vida en la tierra y tratar de hacer de tu vida posible, lo mejor posible.

Si te interesa que profundizar en algún aspecto déjame tu comentario y no olvides suscribirte a la web, a los blogs y redes sociales.

Silvia Castillo Romero
silviacastilloromero2019@gmail.com


LEER MÁS ARTÍCULOS DE Silvia Castillo Romero


Maslow, Rogers, Fromm, y muchos otros autores han hablado de la autorrealización y los especialistas en la conducta humana orientados al aspecto práctico, han diseñado dinámicas y ejercicios con estos principios teóricos. Uno de estos ejercicios es la brújula personal. Curiosamente, aunque su dinámica es muy conocida, tan es así que abundan en internet artículos sobre el tema, no he dado con el autor original. He encontrado versiones de este ejercicio, algunas en lo personal, me resultan cuestionables, como la que plantea los “valores” de la empresa. Concebir “La empresa” como algo que puede tener valores, o hasta “alma” es una moda (sí, dije: Moda, gurús) que vicia la dinámica y solapa malas prácticas, pero eso sería tema de otro artículo.

Guadalajara, Jalisco; 20 de enero de 2020. QUIÉNES SOMOS HOY.- ¿Eres de los que hacen propósitos de año nuevo? Si respondiste que sí: ¿Te concentras en realizarlos cada uno de los días del año? Estos propósitos, ¿forman parte de tu proyecto de vida?... Más aún: ¿Tienes un proyecto de vida? Plantearse preguntas como éstas pueden ser motivo de angustia para algunos, y para otros, la oportunidad de replantearse retos.

Bajar de peso, cambiar de trabajo, hacer ejercicio, ahorrar, viajar, pueden ser algunas de las metas que nos planteamos a corto o largo plazo y para lograrlo, nos proponemos realizar ciertas actividades o cambiar hábitos, pero ¿cuántas de las metas o propósitos están en función de lo que realmente quieres? ¿Tus decisiones están influidas por lo que otros te dicen que es lo mejor para ti? ¿Sientes ansiedad por cumplir con expectativas ajenas? ¿Te sientes presionado al comparar tu estado actual con lo que la sociedad dictamina que deberías hacer, tener o ser? ¿Cómo podrías darte cuenta de ello?

Es importante conectar contigo mismo. Identificar qué deseos nacen verdaderamente de ti y no de la alienación (alejamiento o fuga) de ti mismo. El hacerlo es esencial para que cada una de tus decisiones contribuya a tu autorrealización y de esta manera logres un estado de bienestar y por ende, de felicidad.

Puede ser que en estos momentos tus preocupaciones estén orientadas a suplir tus necesidades básicas o puede ser que tengas éstas resueltas y ahora buscas darle un sentido a tu cotidianidad. Puede ser que todavía no descubres tus talentos o puede ser que sí, pero no encuentras la mejor manera de desarrollarlos. En cualquier caso es necesario tener muy claro tus verdaderos deseos, motivaciones, sueños y anhelos… y digo “verdaderos” porque es muy común caer en la trampa de querer lo que otros consideran que “deberías” querer. Los seres humanos buscamos la aceptación y el amor de los demás y a veces se nos olvida que la aceptación y el amor más importante es el que nos damos a nosotros mismos. La relación contigo mismo es la base de todo lo que serás capaz de construir en ti y en tu relación con los que te rodean.

Te propongo un ejercicio sencillo para identificar con mayor claridad lo que es más importante para ti y de esta manera, cada vez que tengas que tomar una decisión o hacer una elección, tengas un referente que te permita identificar lo mejor en este momento de tu vida.