​​Mis sombras me sostienen

Cierro los ojos y veo a mis sobras

Guardo silencio y ellas se acercan

Me sostengo entre ellas

Mientras vivo el vacío.

Siento que floto, nada me sostiene

Puedo sentir el vaivén de los aires

Y escuchar sus inmensos sonidos

Que me hacen mella cuando cierro los ojos.

Puedo sentir los sinsabores de mis sombras

Puedo reír y degustar los colores de los aires

Puedo tocar los silencios del vacío

Y puedo sentirme y sostenerme entre mis sombras.

Esperando tus sombras

Entre el viento y la neblina aparece tu rostro


Cuan si fuera el anuncio de tu permanencia


Que me avisa de tu tiempo y tu espacio


De tu sombra y tu sonrisa.


Despierto entre las  noches


Las horas me susurran


El silencio me lastima


Desconozco mi angustia.


Y cierro los ojos


Para esperar el bullicio


En medio de la nada y del silencio


Esperando mis sombras… tu sonrisa.

Cuando el silencio asusta


Miro alrededor y el silencio es total
Procuro escuchar a lo lejos, pero no hay nadie
Me asusta el silencio

Porque los miedos se apoderan de todo.
No hay nadie, no hay murmullos en la noche
Pero hay latidos desde cerca
Que apabullan como las campanas de un pueblo desolado
Que lo crees tan lejos, muy lejos
Se oye  fuerte y quedito
Da miedo, parece el ruido de una tormenta
Que cala hasta los huesos, en el frío invierno
Del adiós de los dioses, que se dieron la espalda.
Presto oídos y escucho los ruidos
Descifro murmullos, descifro mensajes
Cierro los ojos y escucho el llamado.

POEMAS de MARTHA MENDIVIL

20 de enero de 2020​

Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2019  |   Todos los derechos reservados.