Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


ENTREVISTA

Monterrey

"El actor es sensible ante los sucesos que le rodean,

es observador". ​ LUIS DE LA CRUZ

​Por Silvia Castillo Romero

​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2019  |   Todos los derechos reservados.



MONTERREY, NUEVO LEÓN. 14 de agosto de 2019. QUIÉNES SOMOS HOY.

Luis de la Cruz es un actor con más de 20 años de trayectoria en teatro, radio y televisión. Originario de Monterrey, Nuevo León, en el 2009 debuta como narrador oral. Se ha formado con maestros como Odiseo Bichir, Héctor Bonilla y Alberto Estrella, por mencionar algunos. En esta ocasión conversamos sobre los inicios de su carrera y próximos proyectos.


Silvia Castillo Romero ¿Cómo descubriste tu vocación artística?
Luis de la Cruz: Ser actor no es algo que decides en algún momento de tu vida, el actor desde que tiene uso de razón se va perfilando. No es como cuando uno termina la preparatoria y dice ¿Qué carrera me dejará más dinero? ¿En qué campo hay más oportunidades? No, el actor desde niño sueña con subirse a un escenario, con estar frente a una cámara de televisión, sus juegos tienen qué ver con cortinas, disfraces, máscaras; es sensible ante los sucesos que le rodean, es observador, y sabe que en cualquier momento eso que lleva dentro que con los días y el tiempo se va convirtiendo en una especie de bomba, la tiene que hacer estallar. Así lo viví desde que era un niño, desde que me acuerdo. Sabía que un día tenía que sacar todas estas emociones arriba de un escenario. Pero mientras fui niño me divertí haciendo pequeños espectáculos en casa, claro, ya cobraba como un profesional, esto último es broma, pero claro que cobraba alguna moneda de bajo valor.

SCR ¿Cuál es la diferencia entre el actor y el narrador?
LC El actor aprende líneas de memoria que tendrá que decir, dándole emociones, analizará al personaje que representa y lo llevará a la escena llevado por trazos y técnicas de actuación, un trabajo hermoso que se representa en una caja de cuatro paredes a través de las cuales un público lo observa.
En el caso del narrador, su oficio se desprende de la oralidad, del discurso cuenta sus historias a flor viva, en su piel, su voz y sus gestos, quedando vulnerable a un público que lo observa sin una cuarta pared.

En mi caso disfruto los dos oficios, pero en el caso de la narración uno percibe al espectador de una forma inmediata, gracias a que no existe esa cuarta pared te das cuenta por donde quiere el público que lo lleves o a donde lo quiero llevar yo.

SCR ¿Te consideras más actor o narrador?
LC Ambos. Como actor, soy actor, como narrador, soy narrador oral escénico. Yo me valgo de algunas otras disciplinas para enriquecer mi oficio de narrador. Como el teatro, la música, el canto.

SCR Cuéntanos de tus inicios.
LC Recuerdo la primera vez que me subí a dar una función ante un público grande. Yo era un adolescente, tendría unos 14 o 15 años y tenía armado junto con un compañero un espectáculo de carpa que nos había montado nuestro maestro de teatro de la secundaria y él mismo lo había ofrecido en un evento para trabajadores de la UANL, nosotros no sabíamos quiénes nos verían, así que cuando se abre el telón y quedamos expuestos al público ¡Madre mía! Cientos de personas observando a esos dos jóvenes que tenían qué hacerlos reír con su comedia. Primero sentí nervios, después de que vi las risas del público dije, esto quiero hacer con mi vida.

SCR ¿Quiénes fueron tus maestros y qué aprendiste de ellos?
LC Mi primer maestro de Teatro y Poesía fue El Profesor Felipe de Jesús Rodríguez, en la secundaria. Yo no estudié actuación como tal, pero ingresé a varios cursos de teatro y grupos a lo largo de mi adolescencia, algunos ya no existen pero que recuerdo con cariño, como aquél que tomé en la Escuela de Filosofía y  Letras, impartido por Miguel Yedra. Ahí también pude aprender de los grandes maestros de esa época, como Javier Serna, Mirna Kora Leos, Ana María Martínez, etc.
En ese tiempo participé en obras como Las Cosas Simples, obras breves de Carballido, las obras por las que todo estudiante de teatro tiene qué pasar.
En el 2000 me inscribo en el Centro de Estudios Universitarios para estudiar mi carrera de Ciencias de la Comunicación con acentuación en Televisión, ahí tengo la fortuna de conocer a la Familia Tijerina, una familia

con el arte en las venas, y tuve la oportunidad de que el Dr. LuisJuan Tijerina y María Luisa Tijerina me dirigieran  en obras del Maestro Miguel Sabido y otras más, estuve becado por el Departamento de Cultura por mi aporte al teatro en ese entonces y claro, por mis calificaciones.
Desde ese año ya nada me paró, hice algo de televisión, radio, teatro y en el 2009 debuto como narrador oral, con mi espectáculo “Palabrerías” de ahí en adelante he concebido varios otros más “Requetecuento”, “Choco” “Contemos para no olvidar” “Ay el amor cosa tan rara” “Déjame que te cuente”  “De muerte y locura”, para ´públicos entre otros. Escribí un libro “Letras Insomnes” de historias y poesía.

SCR  ¿Cuántos años tienes de carrera y cuál ha sido el personaje que más te ha marcado? 
LC Yo cuento del 2000 para acá, aunque como te digo, desde mi adolescencia pude pisar un teatro grande, el del IMSS en Monterrey, de donde soy originario.
El personaje que más me ha marcado es el del loco narrando a Poe, que lo hace con cinismo y descaro.

SCR ¿Cómo te preparas para dar vida a un personaje?
LC Afortunadamente desde hace tiempo puedo escoger lo que represento, así que lo primero que debe pasar es que me haga click, que diga, esto es bueno para contarse. Ya después viene un proceso creativo en el que voy perfilando el sello del personaje, imagino sus vidas, hago un análisis de su entorno y las causas que lo llevan a actuar así, al final dejo, mi sello personal, mi interpretación.

SCR ¿Quiénes son tus autores favoritos?

LC Mira, me pasa algo, mi trastorno de déficit de atención me lleva a interesarme en autores que escriban breve. Me gusta Andrés Henestrosa por ejemplo, disfruté tanto su libro Andanzas Sandungas y amoríos, su picardía tan acertada, tan fina, me enamoré de ese libro.  Lo mismo me pasó  con Plaza de Armas, de Armando Fuentes Aguirre, me encantaría hacer un espectáculo de ese libro y ya estoy contactándome con él para llevarlo a la escena. Me encanta Horacio Quiroga. Marcela Serrano. Cristina Pacheco es la autora a la que le hago guana guana, solo he contado dos historias de ella, pero todas me atrapan, me enamoran, me apasiona ese retrato tan de barrio. Y por último merecen mención aparte, Guadalupe Loaeza y  Ángeles Mastretta. Pudiera citar más, pero no acabaría, todos ellos son magníficos para ser narrados.

SCR ¿A quién admiras? 
LC En el mundo de la oralidad a dos seres llenos de luz, conozco magníficos narradores, pero a este par los admiro además por su talento y por lo extraordinarios que son como seres humanos: Aldo Méndez y Claudio Ledesma.
En el mundo de la actuación: En Nuevo León, a Nena Delgado, por su talento y disciplina y tenacidad que la ha llevado a donde está. Y nacional admiro al señorón Damián Alcázar.

SCR ¿Cómo te definirías a ti mismo?
LC Terco, disciplinado, creativo.

SCR ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

LC Todo, me gusta involucrarme en todo, vestuario, escenografía, utilería, y todo lo disfruto. Me gusta llegar antes del montaje y ver como un escenario vacío se convierte en mil cosas y ver como al final al desmontar recapitular todo lo que sucedió ahí mismo, eso es magia.

SCR Cuéntanos de tu proyecto actual y próximos planes.
LC Actualmente estoy en Monstruos, junto a Bernardo de la Rosa. Él es actor, director de teatro y maestro de teatro. Es alguien a quien admiro y le había echado el ojo desde hace tiempo para subirlo a las tarimas conmigo, y por fin el sueño se cumplió, gracias al público estrenamos el viernes 9 de agosto con mucho éxito. El formato es cada uno cuenta dos historias de horror, como le gustan a mí público, y al final nos unimos para contar una juntos. Está cargado de teatralidad, de atmósferas bien logradas con la iluminación y la música en manos de Rubén Garza, otro ser creativo con el que quiero subirme al escenario porque es talentosísimo. No sé a dónde nos lleve este espectáculo, pero estoy fascinado con este juguetito nuevo.

Y en cuanto a mis planes, ayer mismo recibí invitación para estar el próximo año en Buenos Aires Argentina, en un festival, el cual sería el séptimo internacional en el que participo, eso me emociona mucho, mucho. El siguiente año pienso llevármela tranquilo, volver a los inicios, trabajar con niños en escuelas, museos, plazas, eso también es algo que disfruto mucho, promover la lectura.