Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


SC: Platícanos de tu experiencia de cantar con Andrés Suárez:

AC: Pues aún no me la creo, fue inesperado. Eso le suma más emoción. No fue que lo planeáramos, no ensayamos nada. Quise cantar una canción de él que fue la primera que aprendí en la guitarra, que siempre me ha gustado además y fue algo que agradezco mucho. No cualquier cantante le abre las puertas a alguien que va empezando, no suele pasar. Lo sigo desde hace unos ocho años y fue algo muy grande para mí.

 


CONTACTO PUBLICIDAD   quienessomoshoy2@gmail.com

Silvia Castillo Romero © 2017  |   Todos los derechos reservados.



SC: ¿Qué tiene tu nueva ciudad?

AC: Mucha calma. No hay tráfico. Muy pocos carros. Andamos en bicicleta. Me fui a un pueblo apartado, muy, muy tranquilo. Me gusta la ciudad, si la disfruto, pero siempre había querido esa calma, después de trabajar ir al mar y ver el atardecer.

SC: ¿Qué sentiste la primera vez que subiste al escenario, en Casa Musa?

AC: Lo disfrute bastante. Tenía muchos nervios pero me gustó mucho. Sobre todo porque canté una canción mía. Había cantado con amigos, ya fuera de mi cuarto, pero eran covers. Tenía ganas de ver qué pasaba si cantaba las mías. Quizá estoy diciendo lo mismo que dijeron todos, pero a mi manera. Ver cómo la gente se identifica es diferente a cantar algo que ya es conocido. Me gusta mucho el tema del desamor, la verdad. Soy como muy nostálgica o melancólica, pero también me gusta el amor y si tengo canciones más alegres; luego la gente anda diciendo que los cantautores son tristes.

SC: ¿La tristeza inspira?

AC: Si, tiene algo la tristeza. El olvido también me inspira mucho, de la misma manera que el amor me agrada también, y no tan amor de pareja. Por ejemplo, antes de irme a vivir a Quintana Roo hice una canción de lo que yo estaba sintiendo por dar ese paso. Siempre quise vivir cerca del mar. Siempre me ha gustado mucho el mar eso también me inspira, como la naturaleza.

SC: ¿Existe el olvido?

AC: Es algo muy fuerte porque nadie queremos ser olvidados. Yo creo que no existe. Para mí, en definitiva, no existe. A menos que te ocurra algo físico, pero el olvido como tal no existe. Me inspira mucho ese sentimiento de no querer que me olviden, ni tampoco olvidar. Hay ciertas cosas que fueron parte de mi vida, de mi presente y que de alguna manera no están o que quizá no estén a futuro.

 

Guadalajara, Jalisco, México. (Quiénes Somos Hoy).-

Alejandra Castillo es una joven cantautora originaria de Guadalajara, Jalisco, que hizo su debut hace poco más de un año en Casa Musa, un reconocido foro de expresión artística y cultural de la localidad. Desde su primera presentación, Alejandra cautivó al público con su voz y el sentimiento de sus canciones. En esta entrevista conversamos de los inicios de su carrera que tiene varios años de trabajo previos a su primera aparición pública, así como de la temática de sus canciones y próximos proyectos.


Siempre me ha gustado la música. Desde muy pequeña mi papá me llevaba a escuchar la orquesta en la Plaza de Armas. En las películas siempre me gustaban las canciones… no sé, cómo que siempre lo tuve ahí, pero empecé muy tarde realmente. Mi mamá quiso que estudiara piano de pequeña pero nunca quise, era chistoso porque yo decía: No.

Silvia Castillo Romero: Como sucede con muchos cantautores, ¿Soñabas con dedicarte a la música?


Alejandra Castillo:
No me llamaba la atención como para dedicarme pero si para escucharla. En la música empecé como a los diecisiete años, me metí en un curso de verano a estudiar un poco de canto y guitarra porque no salí en las listas de la universidad y mientras volvía hacer el trámite. Pero ya no solté la guitarra. He tenido épocas que la dejo de lado y luego retomo. Me costó trabajo aprender a tocar la guitarra porque mis manos son pequeñas, me costaba mucho hacer los cambios. Igual con el piano. A pesar de esto, me empezó a gustar. Yo quería escribir canciones pero no me animaba, no sabía cómo. Así que empecé a hacer covers y tocaba siempre para mí, porque tenía un pánico escénico muy muy grande.

SC: ¿Nadie sabía que cantabas?

AC: Realmente no, yo cantaba para mí encerrada en mi cuarto, ni siquiera con mi familia.

SC: Pero sabían que tocabas la guitarra.

AC: Sí, sí, mi papá me compró la guitarra, la primera que tuve, y si sabían que estaba estudiando música y que hacía mis cositas pero nunca enfrente de ellos. Era yo sola en el cuarto y cuando pude tocar canciones, empecé con una amiga que cantaba en la prepa, ella cantaba y yo tocaba. Tenía mucho miedo a cantar. Si no me atrevía a tocar mucho menos a cantar.


SC: Pasaron diez años desde entonces ¿En este lapso escribiste tus canciones?

AC: Escribía, no canciones, sino textos, como pensamientos… tenía ganas de ponerles música, pero no lo hice.

SC: ¿En qué momento dijiste: “aquí está una canción”?
AC:
Como hace dos o tres años. Empecé a seguir cantautores y me dije: tengo ganas de hacerlo. Pero no tenía idea de cómo. Además empecé a estudiar un tanto más formal música, inicié a leer partituras, a darme realmente una idea de lo que era la música, pero la composición es otra cosa y con las letras otra, y más que la música yo quería las letras.

SC: “Decir” las cosas.

AC: Si.

SC: Entonces tenías que cantar.

AC: Sí, tenía que cantar a fuerzas... (ríe) Siempre pensé que no cantaba, aunque siempre me ha gustado.

SC: ¿Cómo decides dar el paso?

AC: Quizá con esa amiga, de repente cantaba junto con ella, pero se va a España y me quedé sin vocalista. Dije: “tengo que hacerlo”. Tenía otro amigo que también tocaba la guitarra, pero él no quería cantar… alguien tenía que hacerlo así que, fui yo. Cantaba muy bajito, y poco a poco me fui animando. Me ayudé tomando clases de canto.

SC: ¿A qué cantautores admiras?

AC:Andrés Suárez, Armando Manzanero, empecé escuchando a Alejandro Sanz. Serrat me gusta también, mi mamá lo escuchaba mucho, crecí con eso. Silvio Rodríguez, Pedro Guerra.

SC: ¿Cuántas canciones has escrito?

AC: Ahorita ya tengo unas diez, doce canciones. En Casa Musa he cantado la mayoría. Ahí fue la primera vez que podríamos decir, salí de mi cuarto, porque el primer paso que di fue con mis amigos, ni siquiera gente extra y fue en el Facebook. Subí un cover de un cantante que me gustaba, y ya cuando empecé a componer, ya subía lo mío también. Pero sólo lo subía a Facebook, cantar afuera no.

 

SC: Hace un año que saliste del cascarón, ¿tienes planes de disco?

 AC: Sobre todo en Casa Musa y después le abrí a Diego Córdova en su concierto, y así… nunca he grabado profesionalmente y sí me gustaría, de hecho he platicado con Diego, con Isis, de colaborar en algo con ellos y también grabar algo mío. Nunca he buscado ser famosa, me gusta compartir, tanto lo que escribo sin música, como las canciones. Me gusta tocar en lugares pequeños, me he llegado a subir al camión, me gusta eso, la cercanía, el contacto.

PorSilvia Castillo Romero 26 abril 2019

"Me gusta mucho el tema del desamor. Soy muy nostálgica." Alejandra Castillo

ENTREVISTA

SC: ¿Ha cambiado tu estilo desde las primeras canciones?

AC: En cuestión musical no mucho, mantengo un estilo, pero en el modo de decir las cosas si he evolucionado. Sobre todo por lo que me ha ido rodeando, conocí más músicos… al escuchar lo que ellos hacen, no por imitación sino por aprendizaje, he evolucionado. Simplemente por la experiencia mi modo de ver las cosas ya es otro.

SC: ¿Qué ha significado vivir en el mar, en tu proceso creativo?

AC: Ha sido muy importante, siempre aplacé ese cambio de vida por una u otra razón: la escuela, mi familia, el dinero. Lo iba dejando a un lado hasta que un día dije: “Si no lo hago hoy, aunque no esté cien por ciento lista, nunca lo voy a hacer”. Entonces lo hice y me ha traído inspiración y cosas buenas, me acerqué mucho al tipo de vida que siempre quise.