Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


LA DESESPERACIÓN


CONTACTO PUBLICIDAD   quienessomoshoy2@gmail.com

Silvia Castillo Romero © 2017  |   Todos los derechos reservados.



​​​​​​​QSH Noticias Internacional

Por Silvia Castillo Romero


Guadalajara, Jalisco; 15 de agosto 2017​.-  El 6 de noviembre de 2014 marcó un antes y un después para los habitantes de Alta Córdoba, barrio de la Ciudad de Córdoba, ubicado en el norte de la zona conocida como pericéntrica (que rodea el centro), aproximadamente medio kilómetro al norte del Río Suquía. Un depósito de productos de limpieza explotó destruyendo infinidad de viviendas, entre ellas, la de las nietas de Ramón Perdiguero QEPD.

Me enteré del caso de Camila y Debora por un tuit de Chano (vocalista de Tan Biónica) que fue compartido infinidad de veces en las redes sociales. Cami escribió al cantante para expresarle su dolor a causa de la tragedia y este le expresó su solidaridad y apoyo.

Entrevistadas por diversos medios de comunicación en su país, Argentina, pasan el mismo vía crucis: exponen su caso, reviven el dolor, reciben una nueva promesa de las autoridades y la realidad es que en noviembre hará tres años de la tragedia y todavía no les entregan su nueva vivienda a pesar de que ya fueron atendidas las demandas del resto de los damnificados.

Su caso llegó hasta México y es por eso que les pedimos esta entrevista para los lectores de Quiénes Somos Hoy.





LAS PROMESAS

Sin respuesta del gobierno


"¡Salgan que se va a volar todo!

¡Salgan rápido !¡Saquen los autos!"

Deby tomó a mi perrito Simón y salimos. Los chicos que entraron avisarnos trataron de abrir el portón de la fábrica pero fue en vano ya que tenia mucha presión por el calor, además los químicos ya salían por debajo del mismo portón. Salimos todos corriendo por que vivíamos en un pasaje, para salir a la calle tenés que correr unos metros más o menos.

En plena corrida mi hermana Sofi entró en varias crisis epilépticas, ella sufre esa enfermedad. La levantábamos como podíamos. Cuando alcanzamos a salir, llegó el primer camión de bomberos y había mucha gente afuera mirando porque no lo podían creer.

En esos segundos yo me quedo con mi hermana Debo y mi perrito, mirando el cielo y vemos que del depósito salió una nube muy negra que subió y bajó rápido a la tierra ¡y ahí explotó todo!

Nos abrazamos ella, yo y mi perrito. Por que volaba por los aires ¡de todo! Ladrillos, fierros, bidones de plástico del mismo depósito, piedras. Era imposible escucharnos. Fue como viste las películas de acción con un silencio eterno en tus oídos.

Recuerdo que muy a lo lejos lo miraba a mi abuelo y él me decía con lo poco que podía escuchar: "No llore hija, no llore".

Aún tengo la imagen de él volviéndose a casa a cerrar la puesta con llave. Él muy en el fondo creía que íbamos a volver. Luego de eso nos separamos todos. Mamá y Debo se quedaron con mi hermana Sofi porque ella seguía con sus crisis.

Perdí la cuenta de cuantas tuvo. Más de una, seguro. La policía cortó las calles en varias cuadras y empezaron a llegar los familiares preocupados porque llegaron las cámaras de los noticieros. ¡Fue un caos! Realmente no se lo deseo a nadie. Nuestra vida era tan tranquila antes de esto.

A dos años de la explosión en Alta Córdoba

Justo mamá me mandó a abrir la ventana de casa y fue ahí cuando vi el fuego dentro del depósito de productos de limpieza.

Eran unas llamas gigantes color naranja. No lo podíamos creer, por que realmente no nos habíamos dado cuenta.

En eso grité: ¡MAMÁ HAY FUEGO AL FRENTE! y justo entraron al pasaje unos chicos de la otra cuadra gritando: ¡SALGAN QUE VA A VOLAR TODO! ¡SALGAN RÁPIDO! ¡SAQUEN LOS AUTOS!

Entonces empezamos a apurarnos, ésto nos tomó por sorpresa. Yo estaba aún con mi pijama puesto, mi hermana mayor se encontraba bañándose, así que la sacamos rápido con la poca ropa que se pudo poner.

Mi papá y mi tío con otro vecino sacaron los autos ya que era tan fuerte el calor que podrían haber explotado por los tubos de gas (ellos fueron los primeros en salir) y mi abuelo se encontraba en su habitacion viendo la televisión. Él no entendía nada. 

Muy a lo lejos, lo miraba a mi abuelo y él me decía con lo poco que podía escuchar: "No llore hija, no llore"

En Argentina

Esa noche vi a muchos políticos desfilar, posando para la cámara. Despues de estos años siento que nos estafaron. La promesa que nos hicieron fue que el gobierno de la Provincia de Córdoba y la municipalidad nos iban a reconstruir la casa tal cual era; a nosotros y a la hermana de mi abuelo que vivía al lado nuestro. 
Del gobierno de la Provincia no me puedo quejar, ellos se hacen cargo del pago del alquiler donde vivimos ahora y ademas aportaron el material para la reeconstrucción de las casas.

En cambio la municipalidad deja mucho que desear. De ellos escuché miles de veces jurarle a mi abuelo que le iban a entregar su casa. "Quédese tranquilo Don Perdiguero que usted va a tener su casa" pasaron 2 años y medio y aún no volvemos.

Me duele muchísimo que se burlaran de él. Mi nono siempre fue una persona muy inteligente, él mismo, cuando era joven, construyó esa casa donde compartimos todos juntos navidades, cumpleaños, fiestas y muchos momentos en familia.

Pero así son los señores del poder, no tienen corazón. Jugaron con los sentimientos de una persona mayor. El partió de este mundo esperando que le cumplieran esa promesa. Y aún la seguimos remando. La casa está al 80% de ser terminada, a duras penas se movieron estos años. Estamos en la recta final y siempre es el mismo problema "falta de plata" si no le terminan de pagar al arquitecto no van a ir a trabajar a la obra.

El punto es que fuimos los más perjudicados en esto y mira a donde estamos hoy. Seguimos viviendo de prestado, todavía en la espera de poder volver y sin mi abuelo. 

CAMILA: Ese día era un día normal como los demás. 
Yo me encontraba enferma del estomago así que la mayoría del día me la pasé en reposo.
Todo comenzó después de las 17 horas. Como yo estaba enferma aún no me podía mover muy bien por la molestia de mi panza así que mis hermanas Sofía y Débora decidieron salir ellas a hacer las compras de siempre.

Yo me quede en casa con mamá por que íbamos a ir al hospital. Cuándo llegaron mis hermanas de hacer las compras comenzó todo.

INCERTIDUMBRE

"Te juro Silvi que nosotros siempre veíamos este tipo de tragedias en la televisión o en las peliculas. Es ahí cuando uno dice "esto a nosotros no nos va a pasar nunca" y mira lo que es el destino... nos pasó.

Unas semanas antes recuerdo que le dije a mi mamá "Mirá, mami, vamos a terminar bien el año, aún no nos pasó nada malo. Tenemos que festejar" y a las semanas ocurre esto.

Se lo dije porque pensé realmente que íbamos a terminar bien el año. En el 2013 ocurrió otra tragedia en nuestra familia: La hermana de mamá fue víctima de un femicidio. Así que la venimos remando desde ese año.
Sentimos miedo y tristeza. Pensé que era nuestro final como familia. 
Luego vinieron las preguntas que una se hace en silencio: 
¿Y ahora qué vamos hacer? ¿Por qué nos pasa esto? y así, miles de preguntas para las que aún no tengo respuestas.