Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


LOS OJOS DE EMILIANO ZAPATA, NO HAN MUERTO...

Por JAVIER VELÁZQUEZ

Los ojos de Emilano Zapata, cabalgan en las alas de La Justicia y La Libertad.
Los ojos de Emilano Zapata sueñan porque se cumpla El Plan de Ayala:
“Tierra y Libertad” a los campesinos. 1911. Noviembre 28.

Los ojos de Emilano Zapata no negocian con Francisco I. Madero, quien le regalaba una Hacienda.
“Mi lucha revolucionaria es por las tierras de los campesinos, mis hermanos… NO por tener una hacienda. NO, Señor Presidente”. ¿Cuándo se cumple El Plan de Ayala, firmado con El Profesor Otilio Montaño? ¿Cuándo, Señor Presidente? Estamos cansados de tantas mentiras…
Estamos muy cansados de tantas injusticias, crímenes, despojos y falsas promesas.
Y Madero no pudo cumplir la promesa de Tierra y Libertad.

A seguir luchando…
Los ojos de Emiliano Zapata NO han muerto en el río de estampillas, billetes, playeras, discursos, retóricas, homenajes desde El Poder que no devuelven las tierras que pertenecen a los campesinos.
No, no y no… Los ojos de Emiliano NO han muerto en el mercado de las palabras.
Los ojos de Emiliano Zapata no han muerto en el manicomio de la demagogia.

Los ojos de Emiliano NO han muerto en el supermercado de imágenes utilizadas por El Poder.
Los ojos de Emiliano Zapata, no han muerto porque su memoria es un grito ilimitado de Tierra y Libertad.


Publicado por primera vez en La Redacción, escribiendo al mundo, el 24 de mayo de 2019

JAVIER VELÁZQUEZ

Actor, director, dramaturgo con cuatro décadas en el oficio de la actuación

​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2019  |   Todos los derechos reservados.



Los ojos de Emilano Zapata cabalgan por La Memoria del mundo.
Los ojos de Emilano Zapata cabalgan por Anenecuilco, Morelos.
Los ojos de Emiliano Zapata vuelan por tierras de Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Morelos.
Los ojos de Emiliano vuelan por las tierras del sur de México.
Los ojos de Emiliano cabalgan por todas las tierras de México donde existan ojos olvidados.
Los ojos de Emiliano Zapata vuelan por el corazón de campesinos explotados, mutilados, fusilados de mentiras.
Los ojos de Emiliano Zapata no han muerto por las balas criminales de los soldados del General traidor:
Jesús Guajardo, hace cien años en la hacienda de Chinameca, Morelos.
1919. Abril 10. Tormenta de balas asesinas. ¿Escuchan? Dos de la tarde con tres minutos.

Las balas criminales de hace un siglo no mataron las ideas de mi General Emiliano Zapata:
“Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno”, exclamó Emiliano Zapata, nacido hace ciento cuarenta años, en el pueblo de Anenecuilco, Morelos: 1879. Agosto 8.
Los ojos de Emiliano-bebé inauguran las tierras del Estado de Morelos.
Emiliano-niño corre a orillas del Río Anenecuilco.
Emiliano-joven, domador de caballos, observa la muerte de su madre:
Doña Cleofas, cuando tenía 16 años.
Los ojos de Emiliano, lloran en silencio…
Los ojos de Emiliano siembran el dolor en silencio… ¿Escuchas?
¿Escuchan el silencio en los ojos de Emiliano, al mirar los ojos de la muerte, en la muerte de su madre?
Emiliano-hombre, hijo de La Justicia, tan ausente de México.
¿Dónde enterraron a La Justicia en México? ¿Dónde la hicieron pedazos? ¿Quiénes la ahorcan?
¿Quiénes fusilan, esconden y compran La Justicia en México desde hace siglos?
Los ojos de Emiliano Zapata observan las lágrimas de su padre:
Gabriel Zapata, al ser despojado de sus tierras, por el poderoso hacendado de Cuahixtla, Morelos.