Inicio

QUIÉNES SOMOS HOY

Promoviendo el arte, la cultura y el análisis

Zapopan, Jalisco, México


POEMAS

de MARTHA MENDIVIL




COMO DUELE LA PIEL

 Me quedo en silencio y te recuerdo

Conservo tu rostro, tu mirada

La conservo y me lastima

Como espinas en la piel.

 Me quedo en silencio y te sigo

Te veo a lo lejos, te siento muy lejos

Cierro los ojos y el silencio duele

Como las heridas en la piel.

 Busco, corro y pregunto

Ante un silencio total

Y una cerrazón ejercida

Como latigazos en la piel.

 

En otro espacio, en otro tiempo

En esta tarde invernal he sentido el frío de tu alma
Me doy cuenta que perdí el tiempo en tu mirada
Y me sentí noqueada en el tiempo, en el clima
Me detuve, sentí el golpe del viento en mi rostro
Y sentí dolor,  sentí mucho dolor.

Hay un dolor que me agobia
Que nubla, que me nubla el espacio
Y me pierdo en mil preguntas y miro
Pero no hay claridad, la lluvia arreció.

Entonces  la contemplo desde muy lejos
En otro tiempo, en otro espacio
Con otra máscara, con otra más
Y miro desde la noche y pienso,  en otro tiempo.

Tus juegos

A hurtadillas te arrastraste
A oscuras y a todas luces
Por la tierra y por las piedras
Dejaste caer el encanto

Supiste cómo llegar
Supiste cómo quedarte
En los enredos y las palabras
En las promesas y en las mentiras

Supiste cómo quedarte
Supiste cómo burlarte
y supiste cómo jugar
Al inocente y al excluyente.

​​

 INICIO            ENTREVISTAS         YOUTUBE            COLUMNAS Y COLABORACIONES          CONSEJO EDITORIAL               


​​Publicidad: quienessomoshoy2@gmail.com       Silvia Castillo Romero © 2019  |   Todos los derechos reservados.



MARTHA  EVELIA MENDIVIL DOMÍNGUEZ 

(Huatabampo Sonora)
Profesora jubilada por la UAS. Pasante de doctorado en Educación Humanista.
Ha trabajado en Comunicación Social para gobiernos locales, diputados federales y algunos candidatos a diputados y senadores por Sinaloa.

Cómo no sentir...


Cómo no sentir dolor
cuando veo tu rostro
Cómo no sentir tristeza
cuando el alma me duele


Cómo no sentir que siento
si mis lágrimas hablan
Cómo no sentir que siento
si muero poco a poco.


Cómo no sentir el tiempo

y la distancia
Cómo no sentir si miro
y ya no estás
Cómo no sentir
si quise creer en nadie
Cómo no sentir
si lo que hay es vacío.


Cómo no sentir
que nunca estás
Cómo no sentir
tus desplantes


Cómo no sentir
que creí en tu llegada
Cómo no sentir
mi dolor.

A hurtadillas heriste

Fraguaste el entierro poco a poco
A hurtadillas caminaste lentamente
Armaste el arco y la flecha
Y con certeza lograste desangrar.

Preparaste el momento
Lo viviste y sonreíste
Buscaste el lugar
Y clavaste la flecha donde más duele.

Sé que a hurtadillas esperabas
Para corroer el arrastre certero
Lo fraguaste y hoy sonríes
Pero el tiempo llega y también lo cobra.